Respirando

publicado en: experiencias, sesiones | 0

 

 

Hacer sesión en el exterior, qué lujo, qué placer … qué necesidad en estos tiempos extraños.

Aun puedo sentir el rastro en mi cuerpo de las vivencias intensas en el confinamiento. Seguimos con la limitación del acercamiento, evitar el contacto estrecho, respirar con la boca tapada, todo está vigente en nuestro campo relacional y energético.

Aquí una pincelada de lo que fue el encuentro al aire libre «sintiendo el cuerpo, disfrutando el entorno»

sentir la tierra bajo nuestros pies, tomarnos un tiempo para llegar,  ir abriéndonos a las sensaciones. sin prisa. el movimiento de la respiración, el aire que entra y sale, el aire que acaricia la piel.

los sonidos cambiantes que nos rodean, niños que se acercan, adultos con mascarilla sentados en los bancos por momentos interesados en nuestros movimientos.

saboreando la propia presencia. abriendo y cerrando los ojos. veo, veo …  dejándonos impregnar

que va llegando? que va calando? que se va acallando?

respetuosamente permitiendo el contacto, el apoyo, la posibilidad de ser recibidas, acompañadas … que alivio, hay alguien ahí!

respirando, siendo parte. Gracias.