La mirada amable

publicado en: experiencias, fragmentos | 0

 

En este momento de mi recorrido vital y profesional que siento van de la mano, todo parece confluir en algo aparentemente simple: la escucha atenta y la mirada amable.

Es la presencia amorosa la que permite al niño aventurarse a explorar. La mirada que no juzga, la que se complace en su presencia, la que sonríe. Un SÍ a permitirle encontrar su propio ritmo en ese vaivén de alejarse y volver. Esa confianza que alimenta y que sostiene, y que a su vez le proporcionará la propia confianza en su capacidad de responder.

¿Como adulta puedo ofrecer esa mirada amable a mi misma, y también a los demás? Una escucha atenta, sin juicio, un SÍ al momento presente? Y si me descubro en el juicio, darme un SÍ amoroso, un SÍ a reconocerme ahí justamente donde estoy, y a quien soy ahora?

En vez de seguir ahondando el surco de la herida, podemos crear nuevos caminos dejando nuevas huellas reparadoras. No tienes por qué saberlo todo, ni siquiera entenderlo todo, solamente estar ahí, desde el corazón.

 

Texto Ina Dunkel

Foto titulada Magia de @ayzamontse