Un espacio donde cada participante puede darse el tiempo para aflojar el ritmo, parar, abrirse a la escucha y al sentir.

Exploramos de forma respetuosa propuestas de sensibilización y movimientos, que facilitan aflojar tensiones, ganar flexibilidad, liberar la respiración, aumentar la energía vital, recuperar el sentido de unidad a la vez que de pertenencia, acogiendo la globalidad.Un recorrido desde lo personal a lo relacional, del contacto con uno mismo al encuentro con el otro y con el grupo.

 

 

Para quien quiera profundizar en un trabajo de escucha, seguir las pistas que el momento nos ofrece, vivenciándonos como un todo, donde mente, cuerpo, emoción se mueven al unísono.
Un tiempo y un espacio compartido donde cuidarse.

Nos ayuda a 

  • Escuchar y sentir el cuerpo, ofrecer una mirada amplia, reconocer el momento.
  • Armonizar la fuerza y la flexibilidad muscular, la amplitud articular, la coordinación y fluidez de los movimientos.
  • Relajar tensiones y liberar la respiración.
  • Favorecer un estado de atención, presencia, y enraizamiento, estar en contacto con el espacio interior y la propia vitalidad.
  • Experimentar el estado de calma, armonizando sensación, emoción y pensamiento.
  • Conectar con el propio potencial y ampliar las capacidades creadoras.
  • Redescubrir el movimiento espontáneo, posturas armónicas sin esfuerzo e integrarlas en la vida cotidiana.
  • Confiar y potenciar los propios recursos, gestionar el estrés.
  • Abrir nuevos espacios de percepción desde donde comunicar, crear vínculos, sentirse parte del grupo.

 

 

Info horarios