Taller vivencial para sensibilizar, despertar la pelvis y descubrir sus posibilidades de movimiento.

La presencia del vientre como sede de la fuerza, la vivencia de enraizarse  y el disfrute de movernos libremente!

La foto es de Colita, sugerente, eh?

La  pelvis, la zona del  vientre, ocupa la parte central del cuerpo. Con su forma de vasija, es contendedora, receptáculo y distribuidora de fuerzas. Las caderas, lugar de encuentro de las piernas con el tronco, son las articulaciones más grandes y depende de lo libres que se encuentren tendremos más o menos movilidad en la pelvis. La libertad o rigidez en esta zona,  influirá directamente en la salud de la columna, la postura y  la flexibilidad de la espalda en general.

He escuchado varias veces la pregunta, ¿la pelvis, ha de estar hacia adelante, o hacia atrás? Aquí se abre un terreno fértil de exploración!

¿Qué relación hay entre la disponibilidad de las rodillas, la conciencia del soporte, la entrega del peso …  con la libertad de movimiento de la pelvis?

¿Has observado cómo caminamos según las diferentes culturas y procedencias? ¿Cómo se mueven nuestras caderas? ¿Hay sensualidad en el movimiento?

 

Formato sesiones de 3 ó 4 horas, fechas a determinar